domingo, 12 de junio de 2011

Bibliotecas universitarias: su importancia en el proceso de acreditación

La biblioteca puede ser un espacio olvidado o uno indispensable, dependiendo del modelo educativo de cada universidad. En aquellos esquemas centrados en la enseñanza del profesor, el recinto bibliotecario o las fuentes informativas, pueden tener funciones secundarias, porque la cátedra se convierte, generalmente, en la fuente principal del conocimiento y el alumno en un ente pasivo, asimilador del discurso del profesor.



Las funciones de apoyo académico de otros servicios, como los laboratorios y las redes de cómputo pueden también ser olvidadas en los procesos orientados a la enseñanza, porque no son parte estructural del proceso, su uso depende de la instrucción que dé el profesor. Este modelo forma individuos pasivos que tienen menos posibilidades de desarrollar su creatividad, la innovación o las habilidades de autoaprendizaje, que tanto requieren los egresados para el resto de sus vidas.



En modelos educativos orientados al aprendizaje, centrados en el alumno; la biblioteca real o virtual se vuelve el centro de dicho proceso, ya que se convierte en laboratorio de ideas, centro de conocimientos y espacio ideal para aprender. En estos esquemas, la construcción del conocimiento debe hacerla el estudiante -aprendedor-, bajo la guía u orientación del profesor, que actúa como facilitador del proceso y de toda la estructura que apoya el aprendizaje.


Disponible en: http://bivir.uacj.mx/dia/Comunicacion/DIA%20en%20la%20Gaceta/Articulos%20PDF/gac%20jlau%2004%2002.PDF