domingo, 12 de junio de 2011

Ciencia, Investigación y Cultura en la biblioteca universitaria actual

Dra. C. Bárbara Susana Sánchez Vignau1

Estimados colegas:

Ante todo quiero agradecer la invitación realizada por la directiva de la SOCICT para inaugurar este importante encuentro de profesionales y técnicos del mundo de la información. Sin embargo, la designación de este compromiso adquiere para nosotros otra connotación especial y es justamente iniciar esta conferencia refiriéndonos a las bibliotecas universitarias.

Cuando alguien estudia los diferentes sistemas de bibliotecas que se conocen en la literatura, siempre las bibliotecas universitarias destacan de las restantes por sus avances, por sus recursos, por sus innovaciones, por sus adelantos. Pero esta situación sólo es consecuencia del escenario donde se insertan estos sistemas de información.

Las bibliotecas universitarias como muchos refieren, son la fuerza motora de las universidades, espacios para la gran creación intelectual donde la información es un recurso de alto valor. Si se mantiene la premisa, que sin información no existe desarrollo humano, entonces comprenderemos mejor esta relación sinérgica entre universidad e información.

Las universidades tienen grandes compromisos sociales, que resuelven mediante el cumplimiento de sus funciones sustantivas: docencia, investigación y extensión. Pero nada de ello logra garantizarse objetivamente sino se dispone de la información en el momento justo y de la forma adecuada, según las diversas exigencias de la compleja comunidad de usuarios que se atiende.

Sin embargo, aun cuando la docencia es la función principal por la que se reconoce a las altas casas de estudios, hoy deseamos tratar la relación de la ciencia y la investigación con las bibliotecas universitarias, una vez que las universidades se consideran por todos como espacios donde se genera un importante por ciento de la ciencia nacional.

Para ello, se considerarán las siguientes interrogantes:

•¿Puede la biblioteca universitaria actual asumir nuevos desempeños, más allá del aseguramiento docente y académico tradicional?
•¿Apoya la biblioteca universitaria el quehacer de las otras funciones sustantivas de la universidad?
•¿Este es un fenómeno nacional o trasciende fronteras?
Las respuestas a estas preguntas, permitirá destacar la necesidad de lograr un equilibrio entre los servicios que debe ofrecer la biblioteca universitaria para convertirse en un espacio de creación innovadora e intelectual para los profesores, estudiantes e investigadores que forman parte de la comunidad universitaria. Deja un espacio a la reflexión, analizar si el trabajo que desarrollan actualmente las bibliotecas universitarias se corresponde con lo que se necesita lograr.

Entonces, a continuación, se definirán los puntos que servirán a nuestra intervención. Ellos son:

•La biblioteca universitaria como eje del desarrollo de una universidad con futuro.
•La ciencia, la investigación y la cultura: necesidades de la universidad del futuro.
•La universidad cubana actual y sus sistemas de bibliotecas apostan al éxito organizacional.
Como se observa, se parte de reconocer el lugar predominante de la biblioteca universitaria en el desarrollo social y sus implicaciones en el futuro de la ciencia, la investigación y la cultura. Los sistemas bibliotecarios en las universidades deben ser espacios generadores y de apoyo a los resultados científicos. Sin embargo, para ello, es necesario realizar un redimensionamiento en nuestro quehacer, porque, en ocasiones, se ofrece un tratamiento de apoyo a la docencia igual al que se presta a la actividad investigativa.

Esta situación no es más que la consecuencia academicista con que siempre se han manejado los sistemas bibliotecarios de las universidades. Sin embargo, las realidades de hoy son otras y es necesario convocar a la biblioteca universitaria para apoyar otras funciones sustantivas de igual forma.

Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol15_1_07/aci16107.htm