domingo, 30 de octubre de 2011

Bibliotecas Infantiles: servicios bibliotecarios para niños

Es difícil determinar los orígenes de la literatura infantil; concebida como tal, es decir obras literarias destinadas específicamente a los niños, tratándose de un instrumento de juego con un soporte ideológico. De esta manera nos remontaríamos hacia el siglo XVII, aunque los libros leídos por los niños se remontan años atrás.

El punto de partida hay que situarlo en los cuentos milenarios que se trasmitían oralmente y que un día fueron plasmados en un libro. Pero la primera obra que aparece compuesta concretamente para niños, se remonta al siglo XVII, es la obra de Comenius titulada "Orbis pictus" en 1657. Esta es a la vez un alfabeto, un tratado moral, una historia natural; pero sobre todo un libro de imágenes, además del primer libro ilustrado para niños.


Se trata de ejemplos aislados y singulares; pero la idea que ha de fundamentar una literatura infantil es la existencia de una edición que les este especialmente destinada. Este acontecimiento sucede a la vez en Francia y en Inglaterra; por una parte Pelerin crea las "estampas de Espinal" en 1740, y por otra parte John Newbery abre en Londres en 1745 la primera librería para niños, editando libros desde 1744, entre otros adaptaciones de "Gulliver" y "Robín de los bosques".