viernes, 10 de mayo de 2013

La biblioteca escolar. Un espacio para leer, escribir y aprender


Se inicia, con este número, la serie verde Blitz en la Escuela que, junto con la serie azul Blitz en el Departamento de Educación, forma parte de la Colección Bibliotecas Escolares, Blitz, ratón de biblioteca.

En esta colección se concibe la biblioteca escolar como un moderno centro de recursos, organizado según las normas internacionales al respecto, que contiene materiales en cualquier soporte (libros, CD-ROM, vídeos, audios etc.) y permite el acceso a las fuentes externas por medio de las nuevas redes de la información. Blitz en la Escuela es un instrumento que propicia el intercambio de actividades realizadas desde la biblioteca escolar y proporciona al profesorado recursos e ideas para su dinamización y la animación a la lectura. Pero estas acciones no se plantean de forma aislada sino como consecuencia de la elaboración de un plan o proyecto pedagógico de la biblioteca, incluido en el Proyecto Educativo y Curricular, impulsado por un equipo interdisciplinar, aprobado por el claustro del centro y asumido por el Consejo Escolar. 

El presente título, La biblioteca escolar. Un espacio para leer, escribir y aprender, ha sido elaborado por un equipo de profesionales de la enseñanza del Colegio Público de Fraga. Es una recopilación del material utilizado durante muchos años en su biblioteca y que, generosamente, ponen a disposición de otros equipos que decidan utilizar la biblioteca escolar como un espacio de aprendizaje para todas las áreas del currículo.

Esta obra es también una reflexión acerca de la necesaria implicación de la comunidad escolar (alumnado, profesorado, familias, instituciones educativas, biblioteca pública, etc.) para llevar a cabo acciones conjuntas encaminadas a fomentar el hábito lector a través de la biblioteca escolar o desde las aulas.



A partir de la promulgación de la LOGSE, los centros tienen autonomía para gestionar las actuaciones que consideren prioritarias con el fin de impartir una enseñanza de calidad. Pero la calidad no es posible sin optimizar los recursos existentes que, gestionados y difundidos desde la biblioteca, deben estar a disposición de todas las personas que intervienen en el proceso educativo.

Por último, sirva la presente serie al profesorado involucrado en esta tarea de acercar a los chicos y chicas al mágico mundo de los libros y al aprendizaje de las cosas, cualquiera que sea su soporte. Para ellos, nuestro reconocimiento.