domingo, 12 de junio de 2011

LAS BIBLIOTECAS UNIVERSITARIAS DE LOS PAÍSES EN VÍAS DE DESARROLLO

Por M. A. GELFAND

La mayor parte de los manuales de bibliotecología se han escrito para bibliotecarios. Este libro, en cambio, se destina no sólo a los bibliotecarios, sino también a los profesores, a las autoridades
universitarias y a los funcionarios de la administración en general, para que vean con mayor claridad los problemas que se plantean en las bibliotecas, pues también ellos tienen un interés y una responsabilidad en el desarrollo de las bibliotecas universitarias. Si bien se ha concebido sobre todo para que sirva de ayuda en la organización y el funcionamiento de bibliotecas universitarias relativamente pequeñas en los “países en vías de desarrollo”, puede tener también interés para los países muy desarrollados, ya que sugiere posibilidades de cooperación y ayuda con destino a las bibliotecas.


Se decidió destinar este libro a un público más amplio por varias consideraciones que pueden resumirse de la manera siguiente : el ritmo acelerado de crecimiento económico es objetivo común de todos los países en vías de desarrollo; para lograrlo, necesitan concentrarse en la producción y el mejoramiento de recursos humanos adicionales en todos los niveles de las actividades oficiales y privadas. Las universidades han de desempeñar un papel importante en ese proceso, y para formar personal idóneo no sólo deberán tener un profesorado competente y seleccionar de manera adecuada a los estudiantes, sino también ofrecer a todos los miembros de la comunidad universitaria un acceso directo a las fuentes de información que la sociedad ha acumulado durante siglos de experiencia.



La biblioteca es el mejor órgano universitario de compilación y clasificación de los conocimientos para su uso eficaz y para proporcionar los servicios correspondientes y las instalaciones materiales que han de facilitar ese uso. La eficacia de la biblioteca se verá multiplicada si forma parte de una red nacional o regional de bibliotecas y servicios de información conexos.



Disponible en: http://unesdoc.unesco.org/images/0013/001331/133102so.pdf

Importancia de los procesos técnicos dentro de la actividad bibliotecaria

F. Felipe Martínez Arellano
Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Bibliotecas

Introducción


Hablar de catalogación y clasificación bibliográfica en forma concisa es una tarea un tanto difícil por la magnitud y complejidad que este tema encierra.

No obstante lo anterior me he atrevido a hacerlo, pretendiendo en este artículo dar un panorama general de estas actividades, así como analizar las variantes que se presentan en los diversos tipos de bibliotecas.

Este documento no pretende ser una guía condensada de cómo realizar u organizar la catalogación y clasificación, sino presentar a la gente que se inicia en estas actividades una panorámica global de ellas. La gente interesada en ahondar más en cada uno de los puntos que se tocan puede acudir a las obras que se señalan en la bibliografía y a otras que tratan el tema de una manera más amplia.

Disponible en: http://www.dgbiblio.unam.mx/servicios/dgb/publicdgb/bole/fulltext/volIV4/procesos.htm

Por qué una Biblioteca Central

Adolfo Rodríguez Gallardo



Disponible en: http://redalyc.uaemex.mx/pdf/285/28540105.pdf

Ciencia, Investigación y Cultura en la biblioteca universitaria actual

Dra. C. Bárbara Susana Sánchez Vignau1

Estimados colegas:

Ante todo quiero agradecer la invitación realizada por la directiva de la SOCICT para inaugurar este importante encuentro de profesionales y técnicos del mundo de la información. Sin embargo, la designación de este compromiso adquiere para nosotros otra connotación especial y es justamente iniciar esta conferencia refiriéndonos a las bibliotecas universitarias.

Cuando alguien estudia los diferentes sistemas de bibliotecas que se conocen en la literatura, siempre las bibliotecas universitarias destacan de las restantes por sus avances, por sus recursos, por sus innovaciones, por sus adelantos. Pero esta situación sólo es consecuencia del escenario donde se insertan estos sistemas de información.

Las bibliotecas universitarias como muchos refieren, son la fuerza motora de las universidades, espacios para la gran creación intelectual donde la información es un recurso de alto valor. Si se mantiene la premisa, que sin información no existe desarrollo humano, entonces comprenderemos mejor esta relación sinérgica entre universidad e información.

Las universidades tienen grandes compromisos sociales, que resuelven mediante el cumplimiento de sus funciones sustantivas: docencia, investigación y extensión. Pero nada de ello logra garantizarse objetivamente sino se dispone de la información en el momento justo y de la forma adecuada, según las diversas exigencias de la compleja comunidad de usuarios que se atiende.

Sin embargo, aun cuando la docencia es la función principal por la que se reconoce a las altas casas de estudios, hoy deseamos tratar la relación de la ciencia y la investigación con las bibliotecas universitarias, una vez que las universidades se consideran por todos como espacios donde se genera un importante por ciento de la ciencia nacional.

Para ello, se considerarán las siguientes interrogantes:

•¿Puede la biblioteca universitaria actual asumir nuevos desempeños, más allá del aseguramiento docente y académico tradicional?
•¿Apoya la biblioteca universitaria el quehacer de las otras funciones sustantivas de la universidad?
•¿Este es un fenómeno nacional o trasciende fronteras?
Las respuestas a estas preguntas, permitirá destacar la necesidad de lograr un equilibrio entre los servicios que debe ofrecer la biblioteca universitaria para convertirse en un espacio de creación innovadora e intelectual para los profesores, estudiantes e investigadores que forman parte de la comunidad universitaria. Deja un espacio a la reflexión, analizar si el trabajo que desarrollan actualmente las bibliotecas universitarias se corresponde con lo que se necesita lograr.

Entonces, a continuación, se definirán los puntos que servirán a nuestra intervención. Ellos son:

•La biblioteca universitaria como eje del desarrollo de una universidad con futuro.
•La ciencia, la investigación y la cultura: necesidades de la universidad del futuro.
•La universidad cubana actual y sus sistemas de bibliotecas apostan al éxito organizacional.
Como se observa, se parte de reconocer el lugar predominante de la biblioteca universitaria en el desarrollo social y sus implicaciones en el futuro de la ciencia, la investigación y la cultura. Los sistemas bibliotecarios en las universidades deben ser espacios generadores y de apoyo a los resultados científicos. Sin embargo, para ello, es necesario realizar un redimensionamiento en nuestro quehacer, porque, en ocasiones, se ofrece un tratamiento de apoyo a la docencia igual al que se presta a la actividad investigativa.

Esta situación no es más que la consecuencia academicista con que siempre se han manejado los sistemas bibliotecarios de las universidades. Sin embargo, las realidades de hoy son otras y es necesario convocar a la biblioteca universitaria para apoyar otras funciones sustantivas de igual forma.

Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol15_1_07/aci16107.htm

La biblioteca universitaria ante el nuevo modelo de aprendizaje: docentes y bibliotecarios, aprendamos juntos porque trabajamos juntos

Mª Isabel Domínguez Aroca
Jefa Bibliotecas Guadalajara. Universidad de Alcalá
misabel.dominguez@uah.es


Resumen

El Plan de Calidad de las Universidades, inscrito en el desarrollo del Espacio Europeo de la Educación Superior, está abriendo un nuevo escenario en nuestro país en el que adquieren especial importancia las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). Esta situación, que afecta a toda la Comunidad Universitaria, implica un nuevo paradigma tanto para el docente, como para el bibliotecario y exige la introducción de nuevos modelos de aprendizaje donde la cooperación entre los participantes y la necesidad de aprender a aprender a lo largo de la vida se sitúan en primer plano. En esta comunicación se expone cómo la Biblioteca, para apoyar dicho cambio, se transforma en un Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación (CRAI). Tras definir este nuevo escenario, se exponen experiencias y proyectos concretos y se reflexiona, brevemente, sobre los nuevos papeles que deben jugar los alumnos, los profesores y los bibliotecarios.


Disponible en: http://spdece.uah.es/papers/Dominguez_Final.pdf

Bibliotecas universitarias: su importancia en el proceso de acreditación

La biblioteca puede ser un espacio olvidado o uno indispensable, dependiendo del modelo educativo de cada universidad. En aquellos esquemas centrados en la enseñanza del profesor, el recinto bibliotecario o las fuentes informativas, pueden tener funciones secundarias, porque la cátedra se convierte, generalmente, en la fuente principal del conocimiento y el alumno en un ente pasivo, asimilador del discurso del profesor.



Las funciones de apoyo académico de otros servicios, como los laboratorios y las redes de cómputo pueden también ser olvidadas en los procesos orientados a la enseñanza, porque no son parte estructural del proceso, su uso depende de la instrucción que dé el profesor. Este modelo forma individuos pasivos que tienen menos posibilidades de desarrollar su creatividad, la innovación o las habilidades de autoaprendizaje, que tanto requieren los egresados para el resto de sus vidas.



En modelos educativos orientados al aprendizaje, centrados en el alumno; la biblioteca real o virtual se vuelve el centro de dicho proceso, ya que se convierte en laboratorio de ideas, centro de conocimientos y espacio ideal para aprender. En estos esquemas, la construcción del conocimiento debe hacerla el estudiante -aprendedor-, bajo la guía u orientación del profesor, que actúa como facilitador del proceso y de toda la estructura que apoya el aprendizaje.


Disponible en: http://bivir.uacj.mx/dia/Comunicacion/DIA%20en%20la%20Gaceta/Articulos%20PDF/gac%20jlau%2004%2002.PDF

Redes sociales: posibilidades de Facebook para las bibliotecas públicas

Daniel García Giménez
Director Biblioteca Les Voltes de Sant Vicenç dels Horts
garciagdn@diba.cat


Resumen

Objetivos: Explicar qué son y cómo funcionan las redes sociales en Internet, la necesidad de las bibliotecas públicas de tener presencia en la red y las oportunidades que nos aportan como profesionales de la información. Proponer y justificar la presencia de las bibliotecas públicas en la red social Facebook y mostrar sus posibilidades para un trabajo de conjunto en los procesos bibliotecarios.

Metodología: Análisis del funcionamiento social y técnico de las redes sociales y establecimiento de las conexiones entre los objetivos de las administraciones y las bibliotecas públicas, así como la capacidad de las redes sociales para contribuir en la consecución de sus objetivos. Se expone el estado de la cuestión delimitando como objeto de estudio las bibliotecas públicas de la provincia de Barcelona.

Resultados: Las redes sociales funcionan a través de Internet de manera paralela a las comunidades físicas y tienen la capacidad para socializar a un grupo de personas creando una identidad colectiva. Por este motivo, tienen que ser consideradas por las bibliotecas públicas como un colectivo más, a quien dirigir su trabajo con los medios propios de la comunicación a través de Internet. Facebook se propone como la más adecuada de las redes sociales por los equipamientos con que trabajamos ya que -por una parte- la comunidad social a la que se dirige representa mejor que la competencia la globalidad de los usuarios potenciales de las bibliotecas públicas y -por otra parte- presenta unas posibilidades técnicas más ajustadas a los objetivos bibliotecarios. El trabajo a través de Facebook puede ayudar en todos los procesos de trabajo de la biblioteca, ajustándose a la convergencia necesaria entre administraciones y biblioteca. En el estado de la cuestión se evidencian casos de presencia en Facebook, tanto de redes urbanas como de bibliotecas individuales, de notable interés en un panorama general que todavía está en fase experimental, pero que al mismo tiempo presenta indicios suficientes como para vislumbrar que tenderá -rápidamente- hacia el aumento de las presencias y la expansión de los proyectos de coordinación de éstas.

Disponible en: http://www.ub.edu/bid/24/garcia2.htm

Las bibliotecas en las redes sociales: Más allá de los “amiguitos”

Por Javier Celaya.

Uno de los errores más extendidos es creer que la relevancia o éxito de una biblioteca en las redes sociales se mide a través del número de “amiguitos” que logre adherir a su perfil.

En los últimos meses muchas bibliotecas se han adentrado en el mundo de la web social abriendo todo tipo de perfiles en redes sociales como Facebook, Twitter o Entrelectores. Aunque esta actitud innovadora es muy positiva, puede que sea contraproducente a medio plazo si la presencia de la biblioteca en la Web 2.0 no ha sido previamente definida y consensuada internamente.

Dejándose llevar por la euforia colectiva de pensar que no somos nadie si no estamos en las redes sociales, muchas bibliotecas han entrado en ellas sin analizar sus consecuencias e implicaciones en la organización. Las bibliotecas públicas deben estar y participar en las redes sociales, pero antes de darse de alta en las mismas deberían llevar a cabo varias sesiones de reflexión estratégica para determinar el enfoque de su presencia en la web social, qué objetivos de comunicación quieren lograr con la misma, cómo se complementan entre sí cada uno de los perfiles creados por las bibliotecas en las diferentes redes sociales y, sobre todo, cómo van a medir los resultados obtenidos con el fin de evitar la sensación, cada día más generalizada de muchas bibliotecas, de que su presencia en la web social les aporta una baja o nula rentabilidad.

Cómo medir el retorno de inversión de los recursos humanos y económicos dedicados a la gestión de la presencia de la biblioteca en las redes sociales es uno de los principales retos que tienen que asumir sus responsables a la hora de definir su presencia en la era digital.

Disponible en: http://www.dosdoce.com/articulo/opinion/3566/las-bibliotecas-en-las-redes-sociales/